Adoptando un felino

Si Ud. decide adoptar un gato recuerde que este no es un perro ni remotamente parecido, así que no espere se comporten igual.

EL hace un trato con usted; vive en su casa, caza ratones, le permite que le acaricie, consume poco, y no le molesta si usted no lo molesta a él.

El gato no es su esclavo y no le rendirá pleitesía por nada aunque le brindará mimos en igual medida que los que ud. le brinde.

El será amable y mimoso con usted y le regalará la belleza de su presencia. (que no es poca cosa)

El gato no necesita castigos infernales para educarlo, basta un simple toque en el hocico con un papel arrollado para que el entienda que no le gusta lo que hace.

No creemos exista otro animal tan gracioso de chiquito cuando juega.

Son increíbles las piruetas que hace luego del primer més cuando comienza a alejarse de la madre. Es notable como se despiertan sus instintos automáticamente por ejemplo de auto-lavado (self wash 😉 y hacer pipi y popó en la bandeja con piedritas que ud debería poner a su alcance en el piso. Cuando comienza a aventurarse más allá de dos metros de al lado de la madre si encuentra una caja con piedritas blancas a su altura, ya comienza a hacer sus necesidades ahí sin que nadie lo mande. Es genial verlo como intenta tapar sus deshechos, ¡¡que dedicación!!! además nadie le enseñó nada.

Los felinos no se cocinan la comida y la carne cruda les hace bien y es necesaria para su organismo. Así que de vez en cuando dele un poco de carne picada (leyó bien, un poco, no es un tigre 😉 probablemente 100 o 200 gs repartidos en un día y medio. Igual si pasa de ese tiempo difícilmente comerá esa carne. Recuerde que si no le gusta la carne que le da, desconfíe, cambie de proveedor y observe. No siempre el «rojo» es sinónimo de «fresco»)

ADOPTE UN GATO Y TRATE DE ENTENDERLO. Vale la pena.

Para los que odian los gatos les decimos que adopte uno; día día se extinguen los depredadores de roedores. Ofidios, búhos, aves rapaces y varias especies más que se alimentan de roedores están desapareciendo.

Ratas y ratones se adaptan a vivir en cualquier lado, comer cualquier cosa y su exquisito olfato (que compensa la mala visión) hace que no coman comidas envenenadas y cuando las comen las generaciones siguiente la reconocen. Las ratas tienen cría a partir del tercer mes de nacida y cada pocas semanas tienen entre 5 y 8 crías….¿está multiplicando?….

Si bien los gatos no son el arma ideal contra la ratas por que su tamaño no le permite entrar en los hoyos (y además a veces es medio perezoso) su sola presencia aleja ratas y ratones de casa.

Las ratas suben paredes en línea recta, caminan por cañerías, agujerean casi cualquier cosa en la casa incluyendo el cemento, madera, telas, plásticos y paredes. Las ratas comen pan, pastas, cereales crudos o cocidos, azúcar, todo, absolutamente todo lo que este a su alcance es comestible para los roedores y, cuanta más comida……más crías.

Si tiene un gato y sabe de alguien que no le gustan enséñele como son los gatos.
Cuéntele como juega con usted, como lo espera detrás de la puerta cuando usted llega, relátele a sus amigos «anti-gatos- las virtudes de estos, como trepan cualquier cosa, el oído tremendo que muchas veces supera al perro. Enséñele a admirar la belleza de sus movimientos, su paciencia sus juegos, su pelo, su nariz increíblemente perfecta en las proporciones de su cara / hocico / orejas / cuello. Explíquele a su amigo «anti-gato» el sistema único y 100% efectivo de las uñas retráctales de los felinos y como las cuidan (ver un felino limpiarse las uñas es sinónimo de dedicación, esmero y pulcritud). Así como nos enseñan a admirar una pintura, una melodía, un paisaje, un bebé, ud. puede enseñar a admirar al felino a sus hijos. Y obviamos los comentarios de las pieles increíblemente hermosas que la madre naturaleza les «pintó» a algunos como el tigre, el leopardo y otros muchos incluyendo los clásicos caseros que son parientes del trigre.

A la mayoria de los gatos les gustan las camas y sofás. Permítale dormir a los pies encima de su cama y tendrá la mejor de las estufas con el calor justo.