Sucesos de vida

Muchos son los recuerdos de situaciones / vivencias con Eduardo pero éste que relato a continuación es especialmente cómico.

Estábamos Eduardo, Jorge Alvez y yo en tiempos de elecciones nacionales pintando «contra reloj» un cartel de la Lista 99 que tenía cerca de 10 o 12 metros de ancho por 4 a de altura que debía colocarse en una calle céntrica en las próximas 3 horas para una acto político.

Desesperados ya casi terminando cuando llega una señora a los gritos que quería cambiar no recuerdo que pavada. La tía de unos 40 años, flaca, media chiflada, con un carácter de acero inoxidable decía ser parte de los dirigentes del acto partidario y de la organización y además era  arquitecta.

El tema era que no había tiempo de cambiar nada y apenas podríamos terminarlo en hora acordada. El error no era nuestro sino de la diagramación del dibujante (había un manual y un plano muy detallado del cartel) y tampoco era un error de «horror» era una pamplina pero la tía se quería hacer notar y rompía la….. paciencia sin piedad, así que como contratista y empresa encargada del trabajo, le ordeno a Jorge:

-«Jorge !!! agarra el cartel del otro extremo que la Señora se lo lleva como está …».
Acto seguido Jorge sin decir palabra y mirándonos a la cara mientras Eduardo ahogaba una risa se coloca en uno de los extremos y lo levantamos moviéndolo para cargarlo en el automóvil de la «Señora arquitecta»…..

El auto de la Señora dirigente era un fitito (Fiat 600).  ¿Puede ud. imaginar una cartel de 12 mts por 4 mts de altura de chapa y madera encima del techo de un Fiat 600? y esto sin contar que no podía llevarlo a ningún otro lado a repintar/corregir porque no había tiempo.

Casi morimos de la risa. Por supuesto, el señor que estaba con ella se dio cuenta de lo que había hecho la susodicha, nos apartó de la fémina tratando de calmarla y todo bien. Terminamos el trabajo tal cual estaba en el plano, se lo llevaron, cobramos lo acordado en el presupuesto y pronto.

Tendrían que haber visto la cara de la «señora dirigente arquitecta» cuando casi le cargamos el cartel en el techo !!! jajajaja aún lo recuerdo y me río como si fuera ayer.