Oro y plata a la hoja

Oro o plata a la hoja – 100 % lucrativo y muy exclusivo.

Las letras más elegantes jamás concebidas en una vidriera (por eso la usaban los bancos, financieras, inmobiliarias, tiendas elegantes, etc. etc). Además de ser elegantes son caras.
Un librillo de 8 x 8 cm con 10 hojas que se evaporan apenas le sopla una brisa de 0.02 km/h, costaba en 1982, u$s 100 (dólares americanos).

El trabajo de «oro a la hoja» es un trabajo (artesanal) en extinción, porque la computadora no ha logrado (ni creemos lo logre), suplantar como ha pasado en los carteles con letras en PVC hechas por los plotters y la gigantografía en las fotos a pesar que el pvc viene en colores plata y oro.

Duración mínima del trabajo 4 a 5 años (nosotros tenemos trabajos de más 15 años).
Edificios torres: Golden Gate, Punta del Este, Tunquelén, Alerces Plaza (oro falso), Edificio Catedral (Maldonado), Edificio Del Virrey (Maldonado), etc, etc. También tenemos trabajos en Asunción, (Paraguay) y Buenos Aires (Argentina) pero no tenemos idea si sobreviven y tampoco tenemos fotos lamentablemente.

Existe tres tipos de hojas para este trabajo.

  • El oro 18 que es igual en color y duración que el anillo de bodas que casi seguro tiene en su anular.
  • El oro falso que no es oro puro o mejor dicho tiene poco porcentaje del metal y mucho de cobre y/o bronce. Se utiliza cuando las personas (generalmente decoradores) desean un acabado con apariencia de viejo, veteado gastado, como si el brillo hubiera sido erosionado por el tiempo, aunque igual se notará que no es pintura común y corriente y queda excelente en cualquier vidriera. Por supuesto es mucho más económico. Con el tiempo se oxida dejando veteado muy interesante.
  • La hoja de plata – La terminación es muy similar al espejo pero sin el relejo de un espejo porque no es un espejo aunque llega a niveles de reflejos muy altos..

Ninguna pintura igual el trabajo en oro o plata a la hoja en una vidriera.

En breve colgaremos un video y data.