Armando carteles

Armar un cartel no tiene demasiada ciencia. Eso si, los errores se pagan caros al pintar.
Los carteles mal armados se notan de kilómetros que “algo” está mal.
La vertical que no existe.
La horizontal es invisible.
Las letras que “vuelan” en bajada y en subida inexplicablemente y un horizonte que no coincide con el borde del cartel son detalles que echarán por la borda un buen trabajo que comenzó mal y terminó peor.
Básicamente un cartel se arma de esta manera En la imagen izquierda vemos como se arman las maderas.
Normalmente utiizamos alfajías de 2! x 1″ (5cm de ancho por 2.5cm de grosor). Se debe tener en cuenta que los carteles grandes (más de 2m x 1m) se arman en partes o bloques que luego montaremos y que deberán ajustar perfectamente.

Les recuerdo y por si no lo saben que para que la madera no se raje debemos “abollar” la punta del clavo antes de intentar clavarlo.

Izquierda vemos un bastidor de madera dos (2) metros de ancho por (1) uno de alto. Esta medida debe llevar un travesaño al medio de los 2 metros.

Los grandes carteles están armados de manera que coincida la medida de fábrica de la chapa con las medidas finales del cartel. O sea difícilmente armaremos un cartel de 3.50 mts x 4.30 mts, ya que la chapa viene en medidas justas (2 metros, 3 metros, 4 metros, etc). Cada país tiene su medida, ya que los importadores o fabricantes comprarán la bobina de chapa y la fraccionará de acuerdo a sus patrones de ventas y usos. Vamos a pensar que usted vive en Uruguay donde las chapas galvanizadas lisas vienen en la única medida de 2 x 1 como medida estándar. Intentaremos armar un cartel que denominaríamos mediano; 12 metros de ancho por 4 metros de alto.

Normalmente la altura no sobrepasa los 4 a 6 metros. Debemos pensar que además debemos colocar el cartel en la carretera y que este se coloca al menos a un metro de altura del piso, más la altura de cartel el total será entre 7 y 8 metros . Los carteles carreteros de este tamaño están pensados para el automovilista, así que si está demasiado alto no sirve porque solo se apreciará desde muy lejos y no se podrá leer.
Izquierda. El bastidor de madera (color naranja) es armado restándole al total del largo entre 2 y 3 cm por cada chapa. Al montar las chapas estas será clavadas de a 2 juntas sobre la madera (con clavos de una pulgada – 2.5 cm). Cuando se hayan colocado todas las chapas deberá sobrar entre 4 y 5 cm de chapa que será montada en el siguiente panel y así sucesivamente. El panel puede ser usado vertical u horizontalmente.

En la figura arriba vemos el bastidor de madera con todos los travesaños que harán que la chapa quede derecha sin quiebres

Detalle de como debe armarse las maderas detrás de las chapas de cada panel.
La medida total del cartel será las que sumen las chapas utilizadas. Este trabajo se cobra por chapa pintada (con letras o no) también se dice que el cartel tiene medidas “redondas”. Por el ejemplo el diseño tendría 4 chapas de 2 metros por 1.
Lo que hace un cartel de 4 metros por 2 (no importa el formato vertical / horizontal) Vea el detalle marcado con la letra “a” es un trozo de chapa cortado en diagonal colocado y colocado en los 4 ángulos principales sobre la madera del armazón.

Sirve (importantísimo) para mantener en escuadra el cartel.
En caso de estar expuesto a lugares con vientos fuerte esto es muy conveniente. Aunque parezca que hacerlo (armardo correcto y fuerte) bien irá en contra de sus interese$ es un error pensar eso.

Un cartel que dura mucho a pesar de las inclemencias del tiempo no se le olvida al cliente y es notorio que ha sido un trabajo de calidad recomendable para futuros clientes y trabajos.

Además si tiene la mala suerte de que el cartel caiga ante un viento al poco de colocarlo, deberá repararlo sin costo seguramente (si es responsable y si el viento no paso de los 50/60 km/h) no tiene idea de lo trabajoso y lento que es la recuperación del cartel y el cliente no estará muy contento, evidentemente. Sin contar la posibilidad de que se verá bastante feo por las arrugas de la chapa que hará que probablemente tenga que cambiar unas cuantas. En caso de averías importantes y quiebres de maderas deberá quitarlo, llevarlo a su taller, repararlo, repintarlo y volver a colocarlo. Una pérdida de dinero importante.